Trotters inauguran desescalada deportiva en España .

la Carrera de caballos aumentado. Era el tercer mes. Casi entre los muertos. Y después de ir al infierno. Es cierto: este deporte de caballos terminará su situación crítica mañana y se convierte en el primero en reanudar la competencia en España, después de dos largos meses de descanso debido a coronavirus. Será con un día de trote a puerta cerrada en el Hipódromo mallorquín de Son Pardo y una semana después, el 3 de junio, con otro en sangre pura en el circuito de Lasarte a San Sebastián.

La celebración este miércoles, a partir de las 6.30 p.m., de un rally de caballos no solo significa para este deporte el privilegio de liderar el regreso de la competencia profesional a España, pero también un globo de oxígeno en una actividad tocada por la muerte. Desde el estado de confinamiento forzado, miles de empleos se han debilitado en este sector, muy poco tomados en serio a nivel nacional, pero con un gran potencial económico: un solo caballo genera entre cinco y ocho empleos.

Confinado por obligación

los 700 purasangres que compiten al galope en las pistas españolas y los 1000 ejemplares que trotan en las pistas de Baleares han soportado lo que pudieron sin apenas las caricias de sus conserjes. La ansiedad generada en estas razas ecuestres por la inactividad del confinamiento en sus establos durante días está presente en los especímenes que cuestan su mantenimiento entre 600 y 1500 euros por mes. “Un caballo no es una motocicleta que estacionas y luego enciendes. Debes mantenerlo y ejercitarlo todos los días. Y no fue fácil durante la cuarentena ”, dijo Rafael Manera, director técnico de la Federación de Trote Balear.

A partir de ahora, el deporte ecuestre balear, en la segunda fase de la escalada, tiene el honor de reanudar las competiciones profesionales en España antes del fútbol. La organización del programa inaugural, con cuatro carreras de trote, es un salvavidas para los 400 propietarios y 700 profesionales que viven del trote en las Islas Baleares. Según Manera, un bálsamo para el sector: “Hemos sufrido mucho durante todo este tiempo. Ahora, incluso si no hay público o apuestas en el lugar, verlos correr ya es un primer alivio para todos. “

El jinete Carlos Cruellas ganó la carrera de Son Pardo el 12 de marzo con Barman d’Eglefin. / IRENE M. PERY

Las carreras en las islas tienen El apoyo de PMU, la red de juegos francesa, que será el que permita hoy apostar desde Francia, en lugares autorizados en el País Vasco o mediante apuestas en línea en toda España. Todo se llevará a cabo en la pista mallorquina de Son Pardo bajo estrictas condiciones de seguridad: después de que los corredores hayan pasado varios controles de salud, saben que deben correr con una máscara, evitar cambiarse en el acto y no recuperarse trofeos, entre otras medidas adoptadas.

Siete dias despues

El galope también comenzará su actividad.. Será una semana después, el miércoles 3 de junio. En Lasarte (San Sebastián), una ciudad que aprovechó la segunda fase de descenso para organizar carreras y que acogerá cinco pruebas de pura sangre en la cámara ese día.

El hipódromo de Donostiarra distribuirá 51,000 euros en premios y permitirá a los fanáticos jugar en las piscinas ecuestres en las instalaciones de Loterías y Apuestas del Estado (LAE). “A partir de ahora, tendremos más posibilidades de depositar dinero y demostraremos que somos capaces de comenzar la rueda de este deporte”, explica el propietario y entrenador Marc Comas.

El regreso de las carreras de caballos en España imitará el ejemplo de Francia y Alemania. En estos dos países, también se convirtieron en el primer deporte profesional en regresar después de Covid-19. Incluso se dejaron llevar por el triunfo de dos copias pertenecientes a los futbolistas Griezmann y Lenglet. Ganaron en un escenario que no tuvo el aliento de los fanáticos, las apuestas de sus seguidores y las coronas de los campeones. Como sucederá en las pistas españolas. ¡Por supuesto, primero trotando y luego galopando!

Escribe un comentario