Extremoduro la ley innata segundo movimiento

extremoduro spotify

Concepto La Ley Innata marcó un antes y un después en el sonido de Extremoduro. A partir de ese momento, la experimentación musical y la complejidad lírica y melódica serían más pronunciadas. [5] Se trata de un disco compuesto por una única canción de 45 minutos, dividida a su vez en seis partes divididas por pistas independientes. A pesar de que la idea de un álbum conceptual ya se había llevado a cabo en el disco Pedrá de 1995, Robe confesó que se trataba de algo completamente diferente. Así, a la Dulce introducción al caos le siguieron cuatro movimientos (Primer movimiento: el sueño, Segundo movimiento: el exterior, Tercer movimiento: el interior y Cuarto movimiento: la realidad) relacionados entre sí a través de sus melodías , sus ritmos y sus letras. Como sexto tema y cierre, se grabó la canción Coda flamenca (otra realidad), en la que Robe introduce ritmos propios de este género musical. Todos los cortes están dotados de estructuras complejas, ritmos cambiantes y una gran diversidad de instrumentación. Así, el cierre de Coda flamenca es también el inicio de Dulce introducción al caos, o el estribillo del Primer movimiento: el sueño, tema recurrente en las estrofas del Segundo movimiento: lo de fuera. [9] Otro detalle de la variedad de estilos y ritmos que incluye este disco es que el solo de guitarra que aparece en la Dulce introducción al caos es la melodía principal del conocido coro del bar.

así que payaso

Es un álbum conceptual compuesto por una sola canción de 45 minutos, dividida a su vez en seis partes separadas por pistas independientes. Fue el primer álbum de la banda en alcanzar el primer puesto en las listas de ventas españolas. [4] Tras una semana en el número uno de ventas (superando a Metallica en la semana de ambos lanzamientos) se mantuvo otras dos en el segundo puesto.

El álbum mostró un cambio en el futuro de las composiciones del grupo. La complejidad de su estructura y el uso de un gran número de músicos adicionales, incluido el violinista Ara Malikian, supuso un punto de inflexión en el estilo de la banda. [5]

Meses más tarde, y contra todo pronóstico, el grupo anunció «una próxima gira», y a principios de mayo de 2008, la canción «Sweet introduction to chaos» se colgó en la web oficial de Extremoduro como adelanto de un álbum «que se publicaría unos meses más tarde». «Curiosamente, el primer verso de su nuevo trabajo (mucho más melódico y complejo de lo habitual en el grupo) parecía referirse a su propia sequía creativa: «Cómo quieres que escriba una canción. Si no hay reclamo a tu lado». Así, el 17 de mayo de 2008 comenzó una nueva gira y fue en directo donde el público pudo escuchar los primeros acordes de La ley Innata. [8] Finalmente, el 9 de septiembre de 2008 se publicó el noveno álbum de estudio de Extremoduro. [5]

la vereda de la puerta de atrás

La gira de despedida de Extremoduro estaba en el limbo, pero quizá no sea tan grave, ya que este Robe de ‘Mayrapeutica’ hereda esa noción enrevesada del rock, las canciones kilométricas y la enredadera filosófica. Y en directo, a diferencia de la anterior gira (2017), no falta una buena tanda de clásicos de la vieja banda, recibidos con emoción por públicos como el de este sábado en un Palau Sant Jordi formateado: 8.100 personas dispuestas a moverse a sus anchas en la pista por primera vez en 21 meses.

Material proclive a los remolinos del violín (y del clarinete), en florido diálogo con la guitarra eléctrica; lenguaje musical extemporáneo (la sombra del rock sinfónico andaluz de los 70) aunque rico en relieves y estampas de lirismo. Allí se acoplaron citas muy moduladas de Extremoduro, ya sea ‘Golfa’, ‘So clown’ o ‘El camino de las utopías’, una pieza en la que Robe nos animaba a luchar por las causas más inverosímiles, porque «cuanto más difícil sea el plan, más orgulloso estarás de él& rdquor ;. Aunque como norma vital es algo temerario, la carrera de Robe puede darle la razón: cuadrar el círculo, el suyo, accediendo al gran público manejando un cancionero tan empinado.

canciones prohibidas

Los hard rockeros españoles Extremoduro comenzaron a tocar a finales de los 80 como un trío, liderado por el cantante y guitarrista Roberto Iniesta. En enero de 1989, la banda grabó su primera maqueta, Rock Transgresivo. Pronto tocaron en un programa de televisión llamado Plastic y participaron en un concurso patrocinado por Yamaha, que les ofreció la oportunidad de fichar por el sello independiente Avispa y más tarde por Area Creativa. En 1991, el grupo comenzó a trabajar con el sello local DRO, publicando Deltoya en 1992, con la colaboración del ex guitarrista de Tequila Ariel Rot y la leyenda del hard rock español Salvador Domínguez. A este disco le siguieron ¿Dónde están mis amigos?, de 1993, la reedición «oficial» de Rock Transgresivo, de 1994, y Pedrá, de 1995, un disco experimental.

Su trabajo de 1996, Agíla, se convirtió en su disco revelación, y aun con una imagen áspera y una temática controvertida, la banda siguió haciéndose más y más popular durante la década de 2000. La Ley Innata, publicado en 2008, alcanzó el número uno en España, superando ampliamente a Death Magnetic de Metallica (publicado la misma semana). El décimo álbum de estudio de Extremoduro, Material Defectuoso, apareció en la primavera de 2011. Tras pasar cuatro semanas en el número uno, estuvo un año más en las listas. Para Todos Los Públicos estuvo a punto de superar esa hazaña, debutando en el número uno en noviembre de 2013 y manteniéndose en las listas hasta la primavera de 2015.