Manolo: “Estoy listo para vender la exageración para comer”

A Manolo Cáceres todos lo conocen Manolo “El del bombo”, pero este apodo podría estar a punto de desaparecer, literalmente, porque a la edad de 71 años se va a retirar, su bar está cerrado, ya no planea abrirlo y planea subastar algunos de sus tambores porque , con solo “cuatro euros y medio” entrando en el mes ahora, necesita dinero para comer.

“Vinieron varias veces a comprar mi bombo y siempre dije que no lo vendería por nada, pero ahora estoy listo para hacerlo”, dijo Manolo a EFE en una conversación que comenzó con lágrimas y terminó con una rotunda declaración: “Me voy a retirar. Si puede ser el próximo mes, genial”.

A Manolo, que ha estado aplaudiendo durante 45 años con su exageración inseparable de selección española, un virus y la crisis lo están eliminando. “Había invertido en el género durante estos tres meses porque llegaron las Fallas y quedaban juegos de campeonato. Estoy en rojo y el bar ya no está abierto. En junio, el contrato de arrendamiento terminó porque empeoraría “, dijo.

LAS CUENTAS NO SALEN

El bar de Manolo se encuentra a 100 metros de la fachada principal de Mestalla, en Valencia, una ciudad donde se estableció hace más de tres décadas y desde donde viajó por todo el mundo para apoyar al equipo. y varios clubes de fútbol españoles. .

Las cuentas no salen. “Gano 400 euros, eso es lo que pago por la hipoteca, más el costo del apartamento. Con la jubilación ingresaré ocho centavos. No sé qué vamos a hacer, pero tengo que comer y No sé si debería subastar la exageración “, dijo el fanático del fútbol más famoso de España, que quería agradecer al propietario que la perdonó por meses de alquiler.

Lo que Manolo aún no sabe es cómo encontrará el dinero para seguir viajando con el equipo español, ya que su intención es estar en otras dos Copas del Mundo para alcanzar el número de doce que tiene. en su jersey.

Manolo tiene, como si fuera una obra de arte, colgado en su bar, ubicado en la plaza de los fanáticos del Valencia CF, los tambores con los que alentó los títulos de España, durante el Eurocopa de 2008 y 2012, y su activo más preciado, el de la Copa del Mundo en Sudáfrica 2010. “Veremos lo que hago”, insistió.

La llamada recibida el viernes por la tarde por el ex jugador Ricardo Arias, uno de los embajadores del Valencia CF, lo alentó tanto o más que los ingresos que algunos amigos le han traído. “Arias me dijo que también la pasó mal. Creo que Valencia también me ayudará”, dijo Manolo, quien, sin embargo, no lamenta nada de lo que se ha hecho.

“Gasté todo mi dinero en fútbol y fútbol, ​​pero estoy muy orgulloso de todo”, recuerda Manolo, quien sobre todo recordó su odisea de ver a Iker Casillas hacerse con el título de 2010.

LOS RECUERDOS

“Dentro México 86 Todos los españoles lo pasamos bien, pero Sudáfrica fue mejor porque me enfermé, volví a España y luego volví a las semifinales y la final. También la pasé bien en Venezuela. Me llamaron para animar al equipo español sub-16, que incluía a Iván de la Peña e Iván Pérez, el hermano de Alfonso “, dijo.

También recordó nostálgicamente su estadía en diez campeonatos mundiales y los 15,000 kilómetros que hizo autostop durante la Copa Mundial de 1982 en España para ver los mejores juegos.

“De Alicante a Valencia, fui en una ambulancia con un hombre muerto”, dijo Manolo, cuya peor pesadilla fue la final de Recopa de 1980, en la que Valencia derrotó al Arsenal en los penaltis y fue anotado. por asaltos de simpatizantes. Inglés para valencianistas en Bruselas y señaló que el Huesca, la Zaragoza y Valence son los tres equipos que tiene en el corazón.

Sin embargo, la voz de Manolo cambia cuando explica su tributo diario a los trabajadores de la salud. “Todos los días, a las ocho en punto, salgo al balcón con mis cinco banderas españolas y exagero con todos los que vienen a jugar conmigo. Este fin de semana será especial ”, concluyó, refiriéndose al domingo, el último día con aplausos programados.

Escribe un comentario