Banco de españa monedas conmemorativas

banco de españa dinero

La Ley 62/2003, de 30 de diciembre, de Medidas Fiscales, Administrativas y del Orden Social, en su artículo 102, modificó el artículo 81 de la Ley 42/1994, de 30 de diciembre, de Medidas Fiscales, Administrativas y del Orden Social, dando una nueva terminología en relación con las monedas conmemorativas y de colección, de acuerdo con la terminología utilizada en las disposiciones y reglamentos comunitarios.

En la nueva redacción del artículo 81 se establece, entre otras cosas, que a partir de enero de 2004 se denominarán monedas conmemorativas en euros, las monedas de 2 euros destinadas a la circulación, cuya cara nacional será distinta de la habitual y estará destinada a conmemorar un acontecimiento o personalidad relevante. Estas monedas se emitirán con la periodicidad, el volumen y las condiciones exigidas por su normativa comunitaria.

En esa misma disposición se establece que la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre-Real Casa de la Moneda, sin perjuicio de las competencias que le atribuye la Ley 10/1975, de 12 de marzo, de Regulación de la Moneda Metálica, con sus correspondientes modificaciones se hará cargo de la acuñación de las monedas conmemorativas de 2 euros, destinadas a la circulación, con las leyendas y motivos de la cara nacional y el volumen de emisión que se establezca con carácter anual por el Ministro de Economía y Hacienda, teniendo en cuenta los criterios establecidos en la normativa comunitaria.

monedas conmemorativas del bce

Desde enero de 2004, se denomina «monedas de euro de colección» a las monedas no destinadas a la circulación, generalmente acuñadas en metales preciosos, con un valor nominal y un diseño diferentes de las destinadas a la circulación.

Además, deben diferir sensiblemente de las destinadas a la circulación en al menos dos de las tres características siguientes: color, peso y diámetro; y no deben tener un canto perfilado con festones finos o una «flor española».

(1) Por regla general, los países del euro sólo pueden emitir dos monedas conmemorativas de 2 euros al año cada uno. Excepcionalmente, se les permite emitir una tercera, siempre que se trate de una emisión conjunta y que conmemore acontecimientos de importancia europea.

monedas conmemorativas de 2 euros 2021

En Portugal, las emisiones conmemorativas se aprueban mediante Resolución del Consejo de Ministros y se publican en el Boletín Oficial, que establece las características visuales del diseño de la cara nacional, los tipos de acabado y el volumen de emisión.

La emisión de monedas conmemorativas está limitada a dos monedas al año por cada Estado miembro emisor, aunque es posible una emisión colectiva complementaria por parte de todos los Estados miembros participantes para conmemorar una efeméride común. Las monedas conmemorativas colectivas muestran un diseño común en la cara nacional, así como el nombre del país emisor y la leyenda que hace referencia al acontecimiento celebrado en las lenguas respectivas.

La mayoría de las monedas conmemorativas son alusivas a acontecimientos históricos o marcan acontecimientos actuales de relevancia histórica. La primera moneda conmemorativa de 2 euros fue emitida por Grecia con motivo de los Juegos Olímpicos de Atenas en 2004.

monede 2 euros raros

Si usted es uno de los muchos que tiene un montón de pesetas en algún lugar de su cajón de unas vacaciones inolvidables, no está solo, ya que se ha informado de que más de 1,6 billones de euros en pesetas – la moneda heredada de España después de la adopción del euro – siguen sin ser canjeados.

El Banco de España, que forma parte del eurosistema desde que adoptó el euro el 1 de enero de 2002, ha informado de que quedan unos 268.000 millones de pesetas sin canjear, de los que casi la mitad corresponden a monedas. Al tipo de cambio oficial establecido en 1997 de 166,386 pesetas por euro, la cifra asciende a la asombrosa cantidad de 1.614 billones de euros, que, si no se reclaman, es esencialmente una ganancia inesperada para el Banco de España y el Estado español.

Los analistas creen que una cantidad importante de pesetas, tanto en monedas como en billetes, ha sido sacada del país por turistas que probablemente no tendrán la oportunidad de cambiar sus billetes y por numismáticos que han incluido pesetas en sus colecciones. Una vez que expire el plazo del Banco de España, se unirán a países como Chipre, Finlandia, Francia, Grecia e Italia, cuyos plazos de canje se acercaron a los 10 ó 12 años de haber adoptado el euro. Estos Bancos Centrales se embolsaron cientos de millones de euros en monedas heredadas que finalmente no fueron reclamadas por el público.