“Lo rural y lo urbano se necesitan”

La sostenibilidad del territorio y seguir trabajando por una responsabilidad social territorial, siguen estando en el adn de los Premios Félix de Azara que, este viernes, entregaban el gran galardón a los guardas de los refugios de montaña,  en representación  de los  16 establecimientos en los que hay  40 personas trabajando. El presidente de la Diputación Provincial de Huesca, Miguel Gracia insistía en que ‘lo rural y lo urbano, se necesitan’.

Los premios, que cumplen 22 años, siguen premiando a quienes mantienen, desde diferentes ámbitos, un compromiso con el entorno natural. Xaro Cantarero del Refugio de Lizara y Joaquín Sánchez del de Estós, son dos de los 8 guardas de montaña galardonados con esta máxima distinción. Hablaban de la dureza de este trabajo al que solo se puede acceder si hay auténtica vocación.

“Las tareas pasan por todo, desde tomar los datos metereológicos, en invierno todo el tema de la nieve, que es complicado, conocer el entorno y sus dificultades; cocinar, limpiar, dar hospedaje, los rescates…”, explicaba Cantanero.

Xaro Cantarero y Joaquín Sánchez, guardas de montaña

Realizan una labor que va más allá de guardar el refugio, aconsejando y guiando a los montañeros y usuarios de estos equipamientos y convirtiendo a las montañas oscenses en un referente de calidad para el ejercicio del montañismo.
Luis Muñoz, otro de los galardonados, trabaja en el refugio de Góriz en Monte Perdido

Otro de los galardonados ha sido Aitor Mora, ganador de la beca de Investigación por “Distribución y población del agateador euroasiático en el pirineo aragonés”. El agateador euroasíatico es una especie de pájaro del tamaño de la palma de la mano que trepa por los troncos de los árboles y que habita en el Pirineo.

Aitor Mora, ganador de la beca de investigación

El Accesit de la Beca de Investigación es para la Escuela Politécnica Superior de Huesca, por su trabajo sobre la observación de algunas especies de mamíferos que viven en la Galliguera. Es un trabajo enfocado a la observación y documentación, pero también a “fomentar el turismo de la zona”, señalaba uno de los autores de la investigación, José Antonio Cuchi.

Pablo Lozano Chabarría ha sido galardonado por su cortometraje “Salvar al Bucardo”, la primera especie en extinguirse del siglo XXI que habitaba en el Valle de Ordesa. La causa, señala el autor del cortometraje, es “la caza masiva”.

Se intentó clonar a la última bucarda, pero solo sobrevivió diez minutos después de nacer por un problema pulmonar. Lozano señala que “hay mucho interés en clonar esta especie. En Aragón hay mucha controversia porque se preguntan: ¿para qué queremos un búcaro?”.

El premio internacional de fotografía “David Gómez Samitier” es para Jorge Ruiz del Olmo, “Árbol, dulce hogar”. Es un contrapicado de una especie de pájaro, el trepador azul, que sube y baja los árboles del revés.

También el escarabajo, un insecto que solo en Aragón hay entre 3.000 y 4.000 especies, le ha dado la beca de ayudas a la edición a Sergio Bestue Orús.

Los alumnos del la asignatura de Valores Éticos del Instituto Ramón y Cajal han sido otros galardonados por su proyecto de creación de un jardín vertical. Algunos de sus alumnos explicaban cómo ha sido la elaboración.
NIÑOS 1 AZARA 28 (Subir el volumen porque se escucha bajito)

Más de una veintena de alumnos del CRA Alta Ribagorza de Benasque han asistido a la gala para recoger el primer premio por su trabajo “Convivencia en el Parque Natural Posets-Maladeta’ que lleva a los alumnos de infantil y primaria de los Colegios de Castejón de Sos y de Laspaúles disfruten de una jornada completa, noche incluida, en el refugio de La Reclusa y su entorno.

Escribe un comentario