Huesca mira al cielo .

El Huesca mira al cielo con una sonrisa en su rostro y su mirada en llamas. El equipo del Barça terminó con un Alcorcón que besó el lienzo por primera vez fuera de casa. Huesca no fue mejor que su rival en la primera mitad y, sin embargo, se retiró con ventaja en el marcador gracias a su eficiencia ofensiva. Dos veces los de Míchel llegaron a las cercanías de Dani Jiménez y las dos veces logró anotar. El Alcorcón, con tres fábricas y un plan para incomodar a Huesca y destruir cualquier conexión interna, pagó caro sus desequilibrios en un par de centros laterales de los cuales Huesca se aprovechó.

Los alfareros eran mandones. Después de ocho minutos, ya habían marcado, aunque el gol de Arribas fue anulado por un claro fuera de juego de Ernesto cuando Álvaro se recuperó del disparo de Boateng. Pero la advertencia dejó en claro a Huesca que iba a tener problemas. Perea terminó una gota de Pomares en otra llegada con el peligro de los visitantes, quienes, sin embargo, vieron cómo, poco después, Huesca apuntó antes de merecerlo. Cristo utilizó perfectamente una gota de Pulido después de una falta para canalizar el choque y aliviar a los aragoneses.

Pero el Alcorcón tenía un plan y el objetivo en contra no iba a cambiar ni un ápice el contenido del manual. Después de otra advertencia de Perea, el empate vendría con suerte gracias a un disparo de Mula que se topó con el cuerpo de Sá para engañar a Álvaro.

El Alcorcón se sintió seguro contra un Huesca que se estaba ahogando con las tres plantas dispuestas por el alfarero. Dado el grosor de Mosquera, Cristo fue el jugador más dinámico del Barça, pero el balón casi nunca llegó a los lados. Alcorcón, con Boateng en los controles, parecía tener el juego donde quería. Pero Huesca tiene algo por lo que muchos venderían sus almas. Diablo: veneno. Y dos atacantes de lujo. Ayer tampoco jugaron juntos, pero no fue necesario. Porque Okazaki, un despiadado samurai, no necesita mucho para aniquilar a su oponente. Un centro decente, como el que se puso en la cabeza de Mikel Rico en el primer semestre, es suficiente para hacer sangre. Allí, el invicto visitante de Alcorcón murió, porque la segunda mitad fue el Barça. Míchel movió bien sus piezas, oxigenó la médula espinal y renovó el ataque contra un Alcorcón que no creó ningún peligro. De hecho, apenas apareció en la línea de tres cuartos de una Huesca cada vez más cómoda.

Fernández cambió el diseño y usó Stoichkov primero y luego Sandaza, pero Huesca estaba a cargo. Ferreiro y Rafa Mir, que ya habían relevado a Okazaki, se acercaban al penal, pero el corazón del Barça se apretó cuando, en la única llegada del Alcorcón, Fran Sandaza pasó a Álvaro con un disparo preciso. Sin embargo, el árbitro primero y el VAR luego invalidaron el objetivo de mano el atacante cuando controla el balón.

No pasó nada hasta el final, de eso se trataba. Huesca, a quien el árbitro canceló 3-1 debido a la supuesta falla de Mir para empujar un rebote de Dani Jiménez, perdió Potencia en las bolas largas que Alcorcón usó como último recurso. La gloria está más cerca.

Escribe un comentario