Historia del ratón que jugaba con el gato

Por años la supervisión de la Comisión de Bolsa y Valores fue un singular juego del gato y el ratón donde el roedor financista mostraba los dientes y hacía correr a los inexpertos mininos investigadores

Bernard Madoff, el hoy tristemente célebre ex mago de las finanzas y confeso embaucador, se asombraba cada día de estar libre.

De hecho, pensó que los reguladores lo habían atrapado en el 2006, y le “asombró” que los investigadores de la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) no dieran seguimiento a la información que les proporcionó, dijo el inspector general de la agencia.

Historia del ratón que jugaba con el gatoMadoff, de 71 años, dijo a la oficina del inspector general H. David Kotz este año que, tras ser interrogado en mayo del 20016 y dar su número de cuenta en Depository Trust Co. (DRC), una cámara de compensación independiente, “pensé que todo había acabado. El lunes llamarán a la DTC y esto habrá terminado’‘. Al no suceder eso, Madoff se “asombró”, según un informe que Kotz publicó el miércoles. El fraude piramidal continuó por dos años y medio más.

“Este fue quizá el defecto más craso en la investigación de cumplimiento de Madoff”, según el informe de Kotz. Nunca verificaron las supuestas transacciones de Madoff con terceros independientes”. Si hubiera contactado a la cámara de compensación, la SEC se habría “percatado de inmediato de que Madoff no estaba negociando el volumen que mostraba en las cuentas de los clientes”.

El informe de Kotz detalló repetidas oportunidades desperdiciadas por la agencia tras ser alertada sobre el fraude piramidal de Madoff en cuando menos seis ocasiones desde 1992. La SEC asignó a abogados sin experiencia a la investigación, los supervisores negaron las peticiones de los examinadores para ampliar su pesquisa y una solicitud de información de un tercero fue retirada argumentando que la revisión de los datos “consumiría demasiado tiempo”, dijo Kotz.

La investigación es la más exhaustiva hasta el momento sobre por qué la SEC no detectó el mayor fraude piramidal del mundo, de $65,000 millones, que duró décadas y afectó a miles de inversores, como universidades, organizaciones de caridad y clientes ricos. Los legisladores que están trabajando en una reforma regulatoria han esperado las conclusiones de Kotz desde que los funcionarios de la SEC rechazaron contestar preguntas en audiencias celebradas en enero y febrero, argumentando que la investigación no había concluido.ERROR

“Es un error que seguimos lamentando”, dijo la presidenta de la SEC, Mary Schapiro, en una declaración, y agregó que la agencia está reformando sus divisiones de cumplimiento e inspección y modificando la manera en que maneja las advertencias que recibe.

Los investigadores de la SEC se habían reunido con Madoff en respuesta a quejas, e incluso hubo una ocasión, en el 20016, en la que se le preguntó cómo obtenía sus ganancias. “Madoff no contestó la pregunta”, escribió Kotz. “Madoff afirmaba que sus notables rendimientos se debían a su sentido personal de cuándo entrar y salir del mercado”.

Escribe un comentario