Bernal se despide de la victoria en París hundiéndose en el Grand Colombier .

Los periodistas colombianos no pudieron venir al Tour este año. No se les ha permitido salir de su país donde la pandemia continúa azotándolos. Sus gritos no se escuchan en la línea de meta. Los que ya estaban acostumbrados a ganar, y no solo las etapas de montaña, sino el Tour, señores, el Tour, ¡grandes palabras! Ya no eran los narradores de las hazañas de los “escarabajos”, esos míticos corredores sudamericanos que escalaban montañas como cabras y las bajaban como caracoles. No señor. Ganaron el Tour 2019 con Egan Bernal. Por eso, este domingo, si hubiera habido periodistas colombianos apostados en lo alto del Grand Colombier, los hubieran escuchado llorar, lágrimas cargadas de tristeza por el hundimiento de Egan Bernal.

Fue, hasta este domingo, la mayor y casi se podría decir la única amenaza para la dupla de Eslovenia, por un Primoz Roglic que tiene un jersey amarillo anudado que ya es de su talla y que no piensa renunciar a él antes de París, y Tadej Pogacar, que corre como un héroe no solo del presente sino del futuro, un chico de tan solo 21 años que ya ha conseguido dos victorias, la última del Gran Colombier, y que es segundo en la general pisándole los talones a su “ hermano mayor ”.

7.20 minutos desde Pogacar Nada menos que 7,20 minutos perdidos Bernal, no solo golpeado, sino hundido en la gran cumbre del macizo del Jura, y antes de tres etapas clave en los Alpes, a partir del martes, desde este lunes todos descansarán, pruebas PCR de pasada, en Grenoble.

Terrible, nada más. El Tour, que es un libro abierto sobre la historia y la cultura del ciclismo, un texto extraordinario con páginas que solo se vuelven amarillas en honor al primer “ maillot ” clasificado, recuerda muy pocas veces cuando el campeón del año anterior, el que brilla con honor el número uno, hundiéndose sin remedio cuando llegó a anunciar que regresaba a Francia para ganar, para seguir haciendo grande la leyenda colombiana.

El libro de historia

Si abre este libro, solo verá tres casos en los últimos 30 años. En 1991, el gran día de Miguel Indurain En el Tourmalet de camino a Val Louron, Greg Lemond sucumbió y se despidió de una cuarta vuelta. En 1996, los ojos siguen enrojecidos, como les pasa a los colombianos, al recordar cómo se desvaneció el sueño de una sexta ronda de Induráin. Y en 2012 Cadel Evans explotó contra Sky, cuando era más poderoso que ahora, después de su victoria el año anterior, porque en 2015 Vincenzo Nibali Llegó al Tour demasiado agotado tras ganar el Giro. No hay más casos. Esto no había vuelto a ocurrir hasta el domingo, cuando a 13 kilómetros de la cima del Grand Colombier, Bernal se desprendió del grupo de favoritos.

Y no había nada que hacer, no era relajarse, respirar y volver a atar. No fue para colocar a los gregarios, especialmente Michal Kwiatkowski, para imponer un ritmo que salvaría el continente y el contenido de una Torre en llamas. Fue una crisis por derecho propio, tan sorprendente como inesperada, porque si bien ya había mostrado mínimos signos de debilidad en el Macizo Central, la reacción de Bernal en los Alpes estaba casi anunciada. En Colombia, ya estaban listos para gritar sus actos alpinos para que pudiera escuchar con imaginación a este tribunal de periodistas que se quedaron en casa por el maldito covid-19 y las restricciones de viaje con Sudamérica. Un golpe.

Landa et Mas, con los favoritos Porque, además, su otra gran referencia, Nairo Quintana, que parecía resucitar después de dejar Movistar, también colapsó, pero no tan dramáticamente. 3.50 minutos perdidos en el Grand Colombier, donde al menos el consuelo colombiano fue ver cómo Rigo Uran y Superman Lopez, siempre estaban con los mejores, donde ellos también estaban Tierra de Mikel y Enric Mas… y casi Alejandro valverde.

Pero nadie, ni siquiera Pogacar, ha explicado qué le pudo haber pasado a Bernal. Quizás el ritmo sofocante del Jumbo. Y el Tour que no conoce la palabra piedad.

Escribe un comentario